La tecnología facilita la comunicación, pero ¿realmente nos comunicamos?


La tecnología definitivamente ha cambiado nuestras vidas. Hace las cosas más fáciles y sencillas, y nos da la oportunidad de ser más eficientes. Ha cambiado nuestros hábitos, la forma en que trabajamos, la forma en que compramos, incluso la forma en que salimos. La tecnología también cambió la forma en que nos comunicamos, y todos estamos de acuerdo en que facilita mucho la comunicación. Pero, ¿la tecnología mejora la comunicación? No necesariamente. Usamos teléfonos inteligentes, tabletas y computadoras para mantenernos en contacto con nuestros amigos, familiares y compañeros de trabajo, sin importar dónde vivan, y eso es algo grandioso. ¿Qué pasa con las conversaciones cara a cara? ¿REALMENTE hablamos entre nosotros o nos distrae la tecnología?

Más fácil no siempre significa mejor

Sí, hoy podemos hacer muchas cosas mucho más simples de lo que solíamos hacer. En términos de comunicación, no tenemos que esperar para volver a casa y llamar a la persona que queremos, y no tenemos que preocuparnos si nos mantendremos en contacto con los nuevos amigos que conocimos en unas vacaciones. Ahora podemos confiar en nuestros teléfonos inteligentes, sabiendo que estamos a unos pocos clics el uno del otro. Tenemos WhatsApp, Viber, Facebook Messanger, Skype, solo por nombrar algunos. Las herramientas que usamos hoy para comunicarnos entre nosotros tienen que ver más con la velocidad y la eficiencia: todo es simple y fácil, escribe un mensaje y hace clic en Enviar. Recibimos toneladas de correos electrónicos y mensajes todos los días, y responder en profundidad puede llevar mucho tiempo. Entonces, en lugar de escribir un mensaje adecuado asegurándonos de que la otra persona entienda completamente lo que queremos decir, escribimos un mensaje corto, porque es más rápido y, a menudo, lo hacemos de forma mecánica. Esto puede dar lugar a malentendidos. El caso es que incluso si podemos enviar mensajes de forma sencilla, no significa que la comunicación sea más sencilla.

No es necesario señalar lo genial que es Facebook. Nos permite estar en contacto con las personas con las que crecimos, nuestros amigos de la escuela y la universidad, y las personas que conocimos recientemente. Facebook nos da la oportunidad de estar conectados. Intercambiamos algunos mensajes, hacemos clic como de vez en cuando. Cuando Facebook le recuerda al usuario que una de las personas de una lista de amigos está celebrando un cumpleaños, le da la opción de publicar en un muro o enviar un mensaje para decirle feliz cumpleaños. Y lo más probable es que el usuario haga precisamente eso, aunque tenga el número de teléfono de la persona que está celebrando. Pero hay otra opción, y aunque Facebook no ofrece esa opción, todavía existe. Levanta el teléfono y di feliz cumpleaños. Pero bueno, la primera opción es más fácil, ¿no?

¿Cara a cara o cara a teléfono?

¿Qué pasó con las buenas conversaciones cara a cara? Obviamente mucho. En el pasado, estábamos hablando entre nosotros. Ahora cara a cara parece más cara a teléfono. Cuando te sientes en una cafetería, echa un vistazo a tu alrededor. Tú también lo verás. Algunos amigos están sentados juntos y, en lugar de escucharlos hablar y reír, notarás que están mirando sus teléfonos. Apuesto a que te encuentras en la misma situación. Quieres contarles una historia a tus amigos, pero ellos miran el teléfono y no escuchan una palabra de lo que dices. Apuesto a que también fuiste ese amigo varias veces. Todo esto demuestra que aunque la tecnología facilita la comunicación, no la mejora. No prestamos atención y hablamos menos entre nosotros.

Somos adictos, necesitamos equilibrio

La tecnología ha aportado muchas cosas maravillosas y es beneficiosa para todos nosotros. Eso es algo que no podemos negar. Podemos comprar en línea, pedir comida cuando no tenemos ganas de cocinar y podemos terminar las tareas que tenemos mucho más fácilmente. La tecnología creó muchos puestos de trabajo nuevos y tenemos la oportunidad de trabajar desde casa o tener un trabajo adicional para ganar algo de dinero extra. Pero no podemos negar que la tecnología es adictiva. Y sí, somos adictos. En el pasado, cuando los llamados teléfonos de ladrillo dominaban el mercado, se usaban solo para llamadas y mensajes de texto, lo que no distraía demasiado. Hoy en día es muy diferente. Los teléfonos inteligentes vienen con toneladas de opciones, hay millones de aplicaciones y, por supuesto, Internet.

Cuando pasamos tiempo con familiares y amigos y vemos una notificación en un teléfono inteligente, es difícil ignorarla. En lugar de prestar atención a la conversación que estamos teniendo, simplemente tomamos el teléfono. Nos distraen los teléfonos inteligentes y la tecnología en general. Pero no podemos culpar a la tecnología. No debemos culparnos a nosotros mismos. Lo que tenemos que hacer es encontrar un equilibrio, eso es todo. Sí, la tecnología es adictiva, pero nuestro enfoque no debería estar en los teléfonos o las computadoras, sino en las personas y las conversaciones cara a cara. Es así de simple.