Este insecto inspiró la tecnología de las futuras aeronaves


Los escarabajos son insectos impresionantes, pero de todos los tipos, el africano ha llamado la atención de los investigadores por cómo su cuerpo maneja el agua, de manera inteligente.

El agua y el hielo dependen el uno del otro, y para las alas de la aeronave, estos podrían plantear serios problemas a altitudes superiores a los 4000 metros. En esta situación, los científicos se han inspirado en el escarabajo africano, especialmente en el del desierto de Namib. Éste sobrevive al inmenso calor usando un método muy inteligente para recolectar agua en su caparazón.

El escarabajo tiene una serie de pequeñas protuberancias que, durante la noche o la mañana, le ayudan a crear gotas de rocío. Debajo de estos hay una superficie lisa e impermeable, guiando las gotas de agua directamente a la boca del escarabajo para que permanezca hidratado todo el día.

Inspirándose en el notable insecto, los investigadores de materiales exóticos de Virginia Tech, han logrado construir una combinación de materiales permeables e impermeables, para poder controlar las áreas donde el agua debe congelarse.

Se las arreglaron para construir un patrón de puntos en una superficie de material hidrófobo más grande que, cuando entra en contacto con el agua, la atrae en gotas separadas y bien definidas. La gran distancia entre ellos evita la unión, ayudándoles a evaporarse rápidamente.

También encontraron que la distancia entre los puntos dicta qué tan rápido se congelarán. Cuanto más cerca estén, más rápido se acumulará y congelará el agua, y cuanto más distantes estén, el agua se evaporará más rápido y el hielo no volverá a acumularse.

Estos hallazgos son esenciales para los aviones del futuro porque el descongelamiento de un avión cuesta mucha electricidad y combustible para una empresa, y un método tan “natural” podría ayudar a conservar estos recursos.