Tim Cook publica una carta abierta a los clientes y habla sobre el caso de San Bernardino


Tim Cook ha publicado una carta abierta relacionada con la solicitud de iOS de puerta trasera del gobierno. La carta que contiene más de 1000 palabras reivindica la posición de Apple en términos de seguridad y privacidad. No pueden crear una puerta trasera porque solo puede causar los agujeros de seguridad para los otros buenos clientes. Tim Cook le pidió al gobierno que entendiera el riesgo de su solicitud.

Puede leer la carta completa a continuación.

-
Un mensaje para nuestros clientes

El gobierno de Estados Unidos ha exigido que Apple dé un paso sin precedentes que amenaza la seguridad de nuestros clientes. Nos oponemos a esta orden, que tiene implicaciones que van mucho más allá del caso legal que nos ocupa.

Este momento requiere un debate público y queremos que nuestros clientes y personas de todo el país comprendan lo que está en juego.

La necesidad de cifrado

Los teléfonos inteligentes, liderados por el iPhone, se han convertido en una parte esencial de nuestras vidas. La gente los usa para almacenar una cantidad increíble de información personal, desde nuestras conversaciones privadas hasta nuestras fotos, nuestra música, nuestras notas, nuestros calendarios y contactos, nuestra información financiera y datos de salud, incluso dónde hemos estado y adónde vamos.

Toda esa información debe protegerse de los piratas informáticos y los delincuentes que desean acceder a ella, robarla y usarla sin nuestro conocimiento o permiso. Los clientes esperan que Apple y otras empresas de tecnología hagan todo lo que esté a nuestro alcance para proteger su información personal, y en Apple estamos profundamente comprometidos con la protección de sus datos.

Poner en peligro la seguridad de nuestra información personal puede, en última instancia, poner en riesgo nuestra seguridad personal. Es por eso que el cifrado se ha vuelto tan importante para todos nosotros.

Durante muchos años, hemos utilizado el cifrado para proteger los datos personales de nuestros clientes porque creemos que es la única forma de mantener segura su información. Incluso hemos puesto esos datos fuera de nuestro alcance, porque creemos que el contenido de su iPhone no es asunto nuestro.

El caso de San Bernardino

Nos sorprendió e indignó el acto mortal de terrorismo en San Bernardino en diciembre pasado. Lamentamos la pérdida de vidas y queremos justicia para todos aquellos cuyas vidas se vieron afectadas. El FBI nos pidió ayuda en los días posteriores al ataque y hemos trabajado duro para apoyar los esfuerzos del gobierno para resolver este horrible crimen. No tenemos ninguna simpatía por los terroristas.

Cuando el FBI ha solicitado datos que están en nuestro poder, los hemos proporcionado. Apple cumple con citaciones y órdenes de registro válidas, como lo hemos hecho en el caso de San Bernardino. También hemos puesto a disposición de los ingenieros de Apple para asesorar al FBI, y hemos ofrecido nuestras mejores ideas sobre una serie de opciones de investigación a su disposición.

Tenemos un gran respeto por los profesionales del FBI y creemos que sus intenciones son buenas. Hasta este punto, hemos hecho todo lo que está a nuestro alcance y dentro de la ley para ayudarlos. Pero ahora el gobierno de Estados Unidos nos ha pedido algo que simplemente no tenemos y que consideramos demasiado peligroso de crear. Nos han pedido que construyamos una puerta trasera para el iPhone.

Específicamente, el FBI quiere que creemos una nueva versión del sistema operativo del iPhone, eludiendo varias características de seguridad importantes, y la instalemos en un iPhone recuperado durante la investigación. En las manos equivocadas, este software, que no existe hoy en día, tendría el potencial de desbloquear cualquier iPhone en posesión física de alguien.

El FBI puede usar diferentes palabras para describir esta herramienta, pero no se equivoque: construir una versión de iOS que eluda la seguridad de esta manera indudablemente crearía una puerta trasera. Y si bien el gobierno puede argumentar que su uso se limitaría a este caso, no hay forma de garantizar tal control.

La amenaza a la seguridad de los datos

Algunos dirían que construir una puerta trasera para un solo iPhone es una solución simple y limpia. Pero ignora tanto los conceptos básicos de la seguridad digital como la importancia de lo que el gobierno está exigiendo en este caso.

En el mundo digital actual, la "clave" de un sistema encriptado es una pieza de información que desbloquea los datos, y es tan segura como las protecciones que la rodean. Una vez que se conoce la información, o se revela una forma de eludir el código, cualquiera que tenga ese conocimiento puede anular el cifrado.

El gobierno sugiere que esta herramienta solo se podría usar una vez, en un teléfono. Pero eso simplemente no es verdad. Una vez creada, la técnica podría usarse una y otra vez, en cualquier cantidad de dispositivos. En el mundo físico, sería el equivalente de una llave maestra, capaz de abrir cientos de millones de cerraduras, desde restaurantes y bancos hasta tiendas y hogares. Ninguna persona razonable lo consideraría aceptable.

El gobierno está pidiendo a Apple que piratee a nuestros propios usuarios y socave décadas de avances en seguridad que protegen a nuestros clientes, incluidos decenas de millones de ciudadanos estadounidenses, de piratas informáticos sofisticados y ciberdelincuentes. Irónicamente, los mismos ingenieros que crearon un cifrado sólido en el iPhone para proteger a nuestros usuarios recibirían la orden de debilitar esas protecciones y hacer que nuestros usuarios fueran menos seguros.

No podemos encontrar ningún precedente de que una empresa estadounidense se vea obligada a exponer a sus clientes a un mayor riesgo de ataque. Durante años, los criptólogos y los expertos en seguridad nacional han estado advirtiendo contra el debilitamiento del cifrado. Hacerlo perjudicaría solo a los ciudadanos bien intencionados y respetuosos de la ley que dependen de empresas como Apple para proteger sus datos. Los delincuentes y los malos actores seguirán encriptando, utilizando herramientas que están fácilmente disponibles para ellos.

Un precedente peligroso

En lugar de pedir una acción legislativa a través del Congreso, el FBI está proponiendo un uso sin precedentes de la Ley de todos los mandatos de 1789 para justificar una expansión de su autoridad.

El gobierno quiere que eliminemos las funciones de seguridad y agreguemos nuevas capacidades al sistema operativo, permitiendo que se ingrese un código de acceso electrónicamente. Esto facilitaría el desbloqueo de un iPhone por "fuerza bruta", probando miles o millones de combinaciones con la velocidad de una computadora moderna.

Las implicaciones de las demandas del gobierno son escalofriantes. Si el gobierno puede usar la ley All Writs Act para facilitar el desbloqueo de su iPhone, tendría el poder de acceder al dispositivo de cualquier persona para capturar sus datos. El gobierno podría extender esta violación de la privacidad y exigir que Apple cree un software de vigilancia para interceptar sus mensajes, acceder a sus registros médicos o datos financieros, rastrear su ubicación o incluso acceder al micrófono o la cámara de su teléfono sin su conocimiento.

Oponerse a este orden no es algo que nos tomemos a la ligera. Creemos que debemos hablar frente a lo que vemos como una extralimitación del gobierno de los Estados Unidos.

Estamos desafiando las demandas del FBI con el más profundo respeto por la democracia estadounidense y el amor por nuestro país. Creemos que lo mejor para todos sería dar un paso atrás y considerar las implicaciones.

Si bien creemos que las intenciones del FBI son buenas, sería incorrecto que el gobierno nos obligara a construir una puerta trasera en nuestros productos. Y, en última instancia, tememos que esta demanda socave las mismas libertades y la libertad que nuestro gobierno debe proteger.

Tim Cook

Fuente