¿Nuestro cuerpo será nuestra contraseña en el futuro?


Más de la mitad de los usuarios de teléfonos inteligentes buscan deshacerse de las complejas contraseñas y tienen la intención de delegar la tarea de identificación de su huella digital, o identificación a través del iris del ojo ...

 

 

“El nuevo código será tu cuerpo”, concluye el ConsumerLab de Ericsson, que a lo largo de 15 años se basa en entrevistas anuales con 100,000 personas en más de 40 países y 15 ciudades. Por un lado, la dificultad para memorizar contraseñas cada vez más complejas que combinen números, letras y símbolos, y la creciente necesidad de mantenimiento de cuentas en una variedad de servicios con diferentes códigos requeridos para cada uno, hacen que el problema sea cada vez más complejo. Esto explica el creciente interés, como distinguido ConsumerLab, por las alternativas biométricas.

 

El centro de investigación de la encuesta mostró que el 52% de los usuarios de teléfonos inteligentes quieren usar sus huellas dactilares en lugar de contraseñas y un 48% de interés en el uso del reconocimiento de iris para desbloquear la pantalla. El 74% de los usuarios cree que los teléfonos inteligentes biométricos gobernarán en 2014. El grado de confianza mostrado por los usuarios de teléfonos inteligentes en los sistemas de seguridad biométrica lo revela el hallazgo de que la mitad aprobaría el cargo de su tarjeta de crédito en línea con su huella dactilar. Incluso más (61%) harían lo mismo para desbloquear su teléfono inteligente que, debe tenerse en cuenta, puede conducir a una gran cantidad de datos personales confidenciales.

 

En la actualidad, el único teléfono inteligente con método de identificación biométrica de usuario es el iPhone 5S. En el más nuevo iPhone de Apple y concretamente a la tecla única del teléfono (botón Home) incorporamos un sensor de reconocimiento de huellas dactilares denominado “TouchID”. El usuario puede olvidar el ID de Apple y el código de acceso y tocar sin necesidad de presionar la tecla del iPhone para reconocer el sistema. Un toque comprado en iTunes Store, hace que Apple afirme que las fotografías serán tomadas solo por el lector y que el Touch ID no se almacenará en servidores o copias. De lo contrario, se mantendrá en iCloud en línea.

 

Además, el usuario puede permitir el acceso a más usuarios de 5S con su huella dactilar. El Touch ID toma 500ppi de alta resolución bajo la piel y 360 grados y se analiza para producir un identificador único para el usuario, según explica la empresa.

 

Sin embargo, los sistemas biométricos no se consideran una panacea. Los investigadores ya tienen vulnerabilidades distintivas: con maquillaje, fotos y grabaciones debido a sistemas biométricos. Además, la introducción de un lector de huellas digitales en el iPhone 5S es un desafío agradable para los piratas informáticos de todo el mundo.

 

 

¿Será nuestro cuerpo nuestra contraseña en el futuro?